¿Cómo financiar un curso laboral?

Publicado en por Hernan Vazquez

Si bien los cursos laborales deben tenerse en cuenta en el presupuesto anual de la empresa, existen recursos y estrategias que permiten disminuir los costos o conseguir dinero extra para capacitar a los empleados. Aquí algunas de ellas.

Cursos laborales

El departamento de recursos humanos tiene a su cargo la organización del sistema de capacitación y formación de la compañía.

De esta manera, no solo deben evaluarse las necesidades de conocimiento que posee cada puesto y cada área en particular, sino también el presupuesto para llevarlos adelante.

Ya sea que se busquen realizar cursos de auditor laboral, cursos de prevención de riesgos, cursos de seguridad, cursos de trabajo en equipo o de relaciones interpersonales, las consultoras que suelen otorgar estos cursos cobran por sus servicios, y muchas veces no son baratas.

Determinar una parte del presupuesto de antemano para que la empresa cuente con este dinero a la hora de realizar cursos para el personal es una buena estrategia. A continuación se delimitan algunas otras.

Formas de financiarlo

Créditos.

Existen empresas bancarias y compañías financieras, así como también créditos oficiales, que se encargan de darle dinero a las empresas para que estas puedan capacitar a su personal.

Teniendo en cuenta que la capacitación sobre diversos temas es una inversión en la cultura de las personas, que redundará en mayores utilidades para la empresa y, en última instancia, para el país, muchos organismos oficiales y privados buscan estimular este tipo de prácticas.

Existen créditos y subvenciones en conjunto que se devuelven sin intereses, a 2 o 3 años de plazo, devenidas de las ganancias de la empresa.

Financiación conjunta.

Para cursos de gran envergadura, como MBAs o Doctorados, la empresa puede solicitar que el interesado en el curso pueda financiar parte del mismo de su bolsillo, a través de un descuento en su salario.

En este sentido, la financiación se realiza en conjunto, lo que generalmente implica que el usuario debe afrontar un 30 o 40 por ciento del costo del curso, mientras que el resto es afrontado por la empresa.

Fundrising.

Cuando los cursos se dirigen a una parte importante de la sociedad, como una forma de responsabilidad social empresaria, la compañía también puede realizar recaudación de fondos o fundrising entre sus empleados y familiares.

De esta forma, la empresa puede otorgar un curso de su interés hacia una población carenciada y aprovechar el evento para incluir a ciertos elementos de su plantel para que se beneficien también de dicha capacitación.

Capacitación
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post